Encargar arte, ¡una experiencia única!

Encargar una obra de arte conlleva un vínculo profundo con el proceso creativo. El artista y la persona que encarga la obra deben nutrirse el uno del otro para alcanzar esa idea que está suspendida entre ambos. De alguna manera, encargar una obra implica formar parte de la obra: estar ahí.

Como artista encuentro un desafío fascinante en realizar una obra por encargo: la necesidad de una comunión de perspectivas para que el resultado sea, al mismo tiempo, obra y espejo.

Las obras por encargo han sido a lo largo de la historia del arte una forma de fomentar un tesoro cultural perdurable.

 

Sabías que...

A lo largo de la historia del arte, grandes obras han sido creadas por encargo.

Por ejemplo:

Fue el Papa Julio II quien le encargó a Miguel Ángel la bóveda de la Capilla Sixtina; Felipe IV de España le pidió a Velázquez un retrato de su hija que derivó en Las meninas; la increíble Guardia Nocturna de Rembrant fue un encargo de la Corporación de Arcabuceros de Amsterdam; la mecenas y coleccionista de arte Peggy Guggenheim, encargó a Jackson Pollock, aún poco conocido, un mural para el vestíbulo de su apartamento de Manhattan y el va a dar un giro completo y crear el Mural de 1943. A partir de esta obra, deja atrás la figuración para sumergirse de lleno en el Expresionismo abstracto y, un par de años más tarde, en la técnica del dripping o goteo.

Ser mecenas, coleccionista e incluso cocreador de arte, no es un título menor para la cultura. Más bien fué, y és, desde siempre, el motor mismo que posibilita el quehacer artístico en su tiempo.

Solo Ser puede tener la capacidad de entender la mente y el alma de uno y plasmarlo en arte.

Con nuestra charla sobre cómo soy yo, las cosas que me gustan y mis raíces pudo hacer un cuadro único, imponente y que solo me refleja una sonrisa al verlo. Imposible quedarse con solo una obra de arte de él, la segunda obra que le encargué me transmite tantos sentimientos hermosos como la primera.

¡No dejo de asombrarme de su talento!

Verónica Gandini
Buenos Aires, Argentina.

Estamos muy contentos con la pintura y los recuerdos que invoca en todos nosotros. Realmente no teníamos ninguna idea específica de lo que nos gustaría, sólo queríamos algo de arte hecho por Ser. Nos hizo algunas preguntas, miró alrededor de la casa, y descubrió nuestro estilo y lo que nos gustaría. No podríamos haber sido más felices. No sólo nos gusta la obra de arte, sino que la amamos. Recibimos tantos complementos en la pintura al óleo cada vez que los amigos visitan nuestra casa. El arte que Ser hizo para nosotros es realmente una pieza de exhibición que rápidamente atrae la atención de todos. Definitivamente tendremos otra pintura hecha por Ser. Él es un verdadero profesional con un profundo amor y un tremendo sentido del arte de alta calidad.

Marek and Patricia Helcl
San Diego, California.

La percepción del espacio y la interpretación de lo solicitado se encuentra en la cabeza y la mano del artista y es allí donde fluye la obra de Ser.  Imposible no asombrarse ante el resultado porque es exactamente lo que uno se imaginó. Esa fue mi experiencia con éstas hermosas obras. Tranquilidad con apertura, sin perder color y originalidad, es lo que me transmiten cada vez que las observo. Gracias Ser!

Alicia Carrozzino
Buenos Aires, Argentina.

Nada mejor que combinar mates argentinos con arte reflexivo!!!

Gracias al gran artista Ser Jiménez que nos dejó su naturaleza creativa. Estamos felices de la calidez que transmiten sus obras!!

Por más arte!

Diego y Hernan
Buenos Aires, Argentina.

Mi mar soñado, mi mar de siete colores, las aguas que rozan mi piel, las olas que arrastran mis pensamientos, el cielo que me proteje y me cobija, el sol ☀️ que calienta mi alma.

Adriana Mejía
Santa Marta, Colombia.

Somos una familia con raíces costeñas que vive en Bogotá. Queríamos una obra que evocará la tradición y la alegría de esa región colombiana y Ser Jiménez fue capaz de plasmar esa idea en éste hermoso sombrero vueltiao

Iván Sierra y Maria Juana Sanjurjo
Bogotá, Colombia.

Para mí el cuadro es una de esas posesiones mas preciadas, y eres alguien especial, no solo un gran artista, eres un ser humano único, soy muy dichosa por tenerte como amigo.

Helen Barreto
Bogotá, Colombia.